Buenos Aires, 13 de mayo de 2008

Aprendiendo a estudiar

Uno de los factores más importantes para poder aprender a tocar un instrumento es comprender como se debe abordar el estudio diario. Es muy común entre los alumnos ver cómo se malgasta el tiempo de estudio con la inevitable consecuencia de un escaso progreso, falta de insentivo, e incluso hasta llegar al abandono.

Por Martín Auza, Buenos Aires

Muchos optan por comenzar a estudiar un estudio u obra tocándola de mala manera al principio y tratando de ir mejorándola a medida que la vamos repitiendo. De esta manera llegaremos al final de nuestro tiempo de estudio diario y habremos aprendido muy poco, aparte de muchos errores.

Nunca deberíamos permitirnos tocar incorrectamente. Por el contrario, el secreto del progreso seguro radica en tocar repetidamente las notas correctas, con el ritmo correcto y la digitación correcta, prestando atención a la postura, etc.. Pero nunca repetir las notas erradas o el ritmo incorrecto.

Para ello debemos bajar la velocidad del pasaje/obra hasta la cual el cerebro pueda procesar los datos y actuar más velozmente que el cuerpo y los dedos. El cuerpo realiza innumerables acciones complejas de forma automática: andar en bicicleta, manejar un auto, atarse los cordones, etc...las cuales requieren de una infinidad de acciones musculares que son realizadas subconcientemente ya que han sido repetidad infinidad de veces. La música puede ser aprendida de la misma manera. Lo dificil es poder tener la paciencia para repetir el fragmento musical deseado lentamente la cantidad de veces necesaria sin dejarse vencer. La recompensa llegará. Y antes de lo que uno cree.

Traten de dividir el tiempo de estudio en varias sesiones, de modo de asegurarse que el cuerpo y la mente trendrán el descanso necesario. Lo recomendable es dedicar 10 minutos de cada hora de estudio al descanso.

Organicen su tiempo inteligentemente, dedicándole a cada una de las tareas el tiempo y la dedicación necesarias (calentamiento (warm-ups), escalas, estudios, obras, etc...
Toda la música está construída en base a escalas y arpegios de varios tipos, de modo que sin duda deberemos adquirir y entrenarnos diligentemente en las escales. Primero lento e ir aumentando la velocidad gradualmente. Ellas son el camino seguro a una técnica eficiente, no se confundan, no hay "atajo" posible.

Utilicen el metrónomo como una forma de disciplinarse en el tempo correcto de forma pareja. Gradualmente se puede ir tratando de prescindir de él, pasando primero por dejar, por ejemplo, solo un "click"sobre el primer tempo del compás.

Traten de grabarse siempre que tengan la oportunidad. Es una buena forma de tener un verdadero "feedback" de como estamos sonando y hacer los ajustes necesarios.

Otra de las ventajas de estudiar lentamente es poder, al mismo tiempo que tocamos las notas y ritmos correctos, incluír los demás aspectos de la música como dinámicas, inflecciones, acentos, ligaduras, etc.. que serán muy difíciles de poder hacerlas si empezamos a estudiar a la velocidad real del pasaje o la pieza.

El estudio lento nos mantendrá elertas de la calidad sonora, la afinación, las sensaciones del cuerpo, posturas, y demás elementos que hacen a la música. Nos convertiremos en nuestros propios maestros pudiendo disgnosticar que es lo que debo cuidar o mejorar y cómo hacerlo.

¡A estudiar!

 

1 comentario

Francisco Javier López

15/04/2011
06:49
Aunque el artículo es de 2008, no lo había visto hasta ahora.

Me parece sencillamente fantástico, pues no se puede decir con mayor claridad y con tan pocas palabras la rrealidad del aprendizaje técnico de la flauta y, ¡A todos los niveles!

Felicitaciones Martín.

Varela-Silvari
Log in
¿Aún no tenés usuario de Flautístico? Registrate

Burkart banner-1

Resona 2012 banner

Add Tienda Virtual

Boletín Flautístico

¿Querés recibir información periódica sobre las actividades que aquí se publican?

Ingresá aquí tu dirección de correo electrónico y apretá "enter" en tu teclado.

Muestra del Boletín Flautístico .pdf 65Kb.